Prescripcion en niños y adolescentes USA 1999-2014.

 

Dada la importancia que tienen para la salud publica la eficacia y conveniencia de la prescripcion de medicamentos y tratamientos, asi como los episodios adversos a los mismos, un reciente trabajo1 ha evaluado las tendencias en estas cuestiones entre los niños y adolescentes de Estados Unidos desde 1999 a 2014. Los datos procedian de la encuesta nacional NHANES, y la conclusion es que el uso global de medicamentos ha disminuido en ese periodo. En particular, ha aumentado el uso de medicamentos para el asma, par el deficit de atencion con hiperactividad (ADHD) y los anticonceptivos, mientras que se ha reducido el uso de antibioticos, antihistaminicos y combinaciones para el tracto respiratorio superior.

Los parametros que se tuvieron en cuenta fueron el uso de cualquier medicamento de prescripcion tomado en los ultimos 30 dias, el uso de medicamentos segun clase terapeutica, y las tendencias de uso en periodos de cuatro años de 1999-2002 hasta 2011-2014, Se consideraron sexo, edad, raza y origen hispano, ingresos domesticos, nivel educacional y estado de salud y de cobertura de seguros. Hubo datos de 38.277 niños y adolescentes de la edad indicada, con una edad promedio de 10 años y un 49 % de chicas.

El uso global de medicamentos de prescripcion en los ultimos 30 dias bajo del 24,6 % en 1999-2002 al 21,9 % en 2011-214, pero no hubo una tendencia lineal en el uso de 2 ó mas medicamentos. En el periodo final, los tipos de medicamentos mas usuales fueron medicamentos para el asma (6,1 %), antibioticos (4,5 %), para el ADHD (3,5 %), topicos como los dermatologicos y los esteroides nasales (3,5 %) y antihistaminicos (2,0 %). Ocho clases de medicamentos aumentaron su uso y seis tipos lo redujeron.

 

1. Craig M. Hales CM et al JAMA. 2018; 319(19):2009-2020. doi:10.1001/jama.2018.5690

 

 

Emolientes para el baño de niños con eczema.

 

Un ensayo2 de superioridad realizado en Inglaterra y Gales ha valorado la efectividad y coste clinicos de los aditivos de emolientes en el baño para el tratamiento del eczema de niños en 96 consultas generalistas, con la participacion de 483 niños de 1 a 11 años que cumplian los criterios diagnosticos de dermatitis atopica y la exclusion de los niños con eczema muy leve y aquellos que se bañaban menos de una vez por semana. Su conclusion es que no hay evidencia de beneficio clinico de la adición de aditivos emolientes al baño para el tratamiento tipo del eczema infantil.

Los participantes del grupo con intervencion recibieron aditivos emolientes en su baño, mientras que los del grupo control no los usaron durante los 12 meses de duracion del ensayo. El parametro principal de medicion fue el indice POEM (Patient oriented eczema measure, con valores de leve de 0-7, moderado de 8-18, y grave de 17-28) semanal durante 12 semanas. Las variables secundarias fueron la gravedad del eczema durante un año (indice POEM mensual desde el inicio hasta la semana 52), el numero de agravamientos del eczema que generaban consulta de atencion primaria, la calidad de vida especifica de la enfermedad (impacto familiar de la dermatitis), la calidad de vida generica, la utilizacion de recursos, y el tipo y cantidad de corticosteroides topicos o de inhibidores de calcinuerina topicos prescritos.

De los 482 niños que finalmente participaron en el ensayo, el 51 % eran niñas, el 85 % eran de etnia blanca, y la edad promedio era de 5 años. El indice POEM promedio al inicio era de 9,5 en el grupo de intervencion y de 10,1 en el grupo de control, y tras un periodo de 16 semanas fue, respectivamente, de 7,5 y 8,4. No se encontro una diferencia estadisticamente significativa entre los grupos en ese periodo. Tras controlar la gravedad al inicio, los factores simultaneos tales como la etnicidad, uso de corticoides topicos y el uso de jabones sustitutivos, y permitir respuestas fuera de tiempo, los indices POEM del grupo control eran 0,41 puntos mas altos que los del grupo intervencion. Esta diferencia es sustancialmente inferior a la diferencia clinica minima de importancia clinica, que es de 3 puntos. Tampoco hubo diferencias en los parametros secundarios, resultados economicos oilos efectos adversos.

 

2. Santer M et al BMJ 2018; 361: k1332 http://dx.doi.org/10.1136/bmj.k1332

 

 

Insuficiencia cardiaca segun sexo.

 

La insuficiencia cardiaca sigue siendo una causa importante de morbilidad y mortalidad en las mujeres, y un estudio reciente3 ha valorado las diferencias de sexo en la incidencia, mortalidad e ingresos hospitalarios de la insuficiencia cardiaca en una cohorte poblacional. A pesar de las reducciones de la incidencia y mortalidad de la insuficiencia cardiaca en pacientes ambulatorios, los indices de mortalidad siguen siendo mas altos en mujeres que en varones, y los indices de ingreso hospitalario por insuficiencia cardiaca aumentaron en mujeres y se redujeron en los varones.

En el estudio se incluyeron todos los residentes en Ontario (Canada) que fueron diagnosticados de insuficiencia cardiaca en ambito ambulatorio entre 1 abril 2009 y 31 marzo 2014. Los casos incidentes fueron captados mediante la factura del medico, y las variables fueron la mortalidad y los ingresos hospitalarios en el plazo de 1 año desde el diagnostico. Tambien se calcularon mediante modelos estadisticos la probabilidad de muerte y de ingreso, asi como el riesgo de muerte.

En el periodo de estudio se realizaron en medio ambulatorio un total de 90.707 diagnosticos de insuficiencia cardiaca (el 47 % en mujeres). Las mujeres tuvieron mas probabilidades de ser de mas edad y mas fragiles, y con diferentes enfermedades simultaneas que los varones. La incidencia de insuficiencia cardiaca se redujo durante el periodo de estudio en ambos sexos. El indice de mortalidad se redujo en los dos sexos, pero siguio siendo mas alto en las mujeres que en los varones. El indice normalizado por edad de mortalidad femenino fue de 89 por 1.000 en 2009, y de 85 por 1.000 en 2103; en los varones, estos indices por 1.000 fueron de 88 en 2009 y de 83 en 2013. A la inversa, los indices de ingresos hospitalarios tras diagnostico de ingreso hospitalario se redujeron en varones y aumentaron en mujeres.

 

3. Sun LY et al CMAJ Julio 16, 2018 190 (28) E848-E854; DOI: https://doi.org/10.1503/cmaj.180177