Bebidas no azucaradas y salud.

 

Una revision1 sistematica ha estudiado siguiendo la metodología Cochrane la asociacion entre la ingesta de bebidas no azucaradas (NSS) y los resultados de salud en adultos y niños sanos y con sobrepeso/obesidad. Las fuentes de datos fueron las bases  Medline (Ovid), Embase, Cochrane CENTRAL, WHO International Clinical Trials Registry Platform, Clinicaltrials.gov, junto a listas de referencia de publicaciones importantes. Los participantes eran adultos o niños sanos en general, con o sin obesidad o sobrepeso, con  comparacion directa de no ingesta ó ingesta baja de NSS frente a ingesta NSS alta; la dosis de NSS debía estar dentro de la ingesta diaria aceptable, y la duracion minima de la intervencion de siete días.

La conclusion del estudio era que la mayoria de los resultados de salud no parecen tener diferencias entre los grupos expuestos a las NSS y los no expuestos. De los pocos estudios identificados para cada resultado, la mayoria tuvieron pocos participantes, fueron de duracion corta, y su calidad metodologica e informativa fue limitada, por lo que la confianza en los resultados informados es limitada. Asimismo, recomiendan que los estudios futuros tengan una duracion apropiada, con inclusion en todos los informes de descripciones detalladas de las intervenciones, los comparadores y los resultados.

Las variables de medicion incluían peso corporal o indice de masa corporal, control de la glucemia, saludo oral, conducta de comida, preferencia del sabor dulce, cancer, enfermedad cardiovascular y renal, estado de animo, conducta, neurocognicion y efectos adversos. Fueron considerados 56 estudios, con 13.941 registros, de los que 35 eran estudios observacionales.

En los adultos, un evidencia de muy baja y baja certeza de un numero limitado de pequeños estudios indico un pequeño efecto beneficioso de las NSS en el indice de masa corporal (diferencia promedio de -0,6) y de la glucosa sanguinea en ayunas (-0,16 mmol/L). Menores dosis de NSS se asociaron con menor ganancia de peso (-0,09 kg) cuando se compararon con dosis más altas de NSS. Para los demas resultados, no se detectaron diferencias entre el uso y el no uso de NSS, ó entre diferentes dosis de NSS. No se observo ningún efecto de las NSS en los adultos o niños con obesidad o sobrepeso que intentaban perder peso (con un nivel de certeza de muy bajo a moderado). En los niños, se observó un pequeño aumento del indice de masa corporal con la ingesta de NSS comparada con la ingesta de azucar (-0,15, certeza moderada de evidencia), pero sin diferencias significativas del peso corporal (-0,60 Kg, certeza baja de evidencia), o entre diferentes dosis de NSS (certeza muy baja a moderada).

 

1. Toews I et al      BMJ 2019; 364: k4718      http://dx.doi.org/10.1136/bmj.k4718

 

 

Opiáceos para dolor cronico no canceroso.

 

Dado que existen dudas acerca de los beneficios y perjuicios de los opiaceos para el dolor cronico no canceroso, una revision sistematica1 de los ensayos clinicos aleatorizados de su uso para esta indicacion los ha comparado con placebo y con analgesicos alternativos. La conclusion de este meta-analisis es que el uso de opiaceos estuvo asociado con pequeñas, pero estadisticamente significativas, mejorias del dolor y del funcionamiento fisico; aumento tambien el riesgo de vomito en comparacion con el placebo.

En cuanto a las comparaciones con las alternativas no opiaceas, el beneficio para el dolor y el funcionalismo pueden ser semejantes, aunque la evidencia procede de estudios de baja a moderada calidad. Las fuentes de estudios seleccionados fueron las bases de datos CENTRAL, CINAHL, EMBASE, MEDLINE, AMED, y  PsycINFO, con un total de 96 ensayos clinicos que suponian 26.169 pacientes (61 % mujeres, edad promedio de 58 años). Los parametros principales de medicion fueron la intensidad del dolor (con una escala visual de 0 a 10 cm), el  funcionamiento fisico (escala de 100 puntos del índice SF-36 PCS), y la incidencia de vomito. Del total de los estudios incluidos, 25 fueron acerca del dolor neuropatico, 32 de dolor nociceptivo, 33 de sensibilizacion central, y 6 de dolores de tipo mixto.

En comparacion con el placebo, el uso de opiaceos estuvo asociado con menor dolor, con reduccion de -0,69 cm en la escala de dolor. También produjeron mejoria del funcionalismo fisico, con un beneficio de 2,04 puntos en la escala  SF-36 PCS, y aumento del vomito, con 5,9 % de los pacientes con opiaceos y 2,3 % con placebo. La evidencia de baja a moderada calidad sugirió asociaciones  similares de los opiaceos con mejorias del dolor y el funcionalismo fisico al compararlos con los AINEs (diferencia promedio ponderada WMD para el dolor de -0,60 cm, para la función fisica de -0,90), con los antidepresivos triciclicos (dolor WMD -0,13 cm, funcion fisica -5,31) y anticonvulsivantes (-0,90 y 0,45).

 

1. Jason W. Busse JW et al JAMA. 2018; 320(23): 2448-2460. doi:10.1001/jama.2018.18472

 

 

Lorcaserin y diabetes.

 

Hay una relacion directa entre el peso corporal y el riesgo de diabetes, por lo que el supresor del apetito lorcaserin ha sido evaluado2 en cuanto a sus efectos a largo plazo en la prevencion y remision de la diabetes. La conclusion es que reduce el riesgo de diabetes incidente, induce la remision de la hiperglicemia, y reduce el riesgo de complicaciones microvasculares en pacientes obesos y con sobrepeso. Todo ello apoya el papel del lorcaserin como coadyuvante a la modificacion de estilo de vida para el manejo cronico de la salud metabolica y del peso.

Este ensayo clinico aleatorizado con cegamiento doble fue realizado en ocho paises con 12.000 pacientes obesos o con sobrepeso (índice de masa corporal ≥27 kg/m 2) con enfermedad aterosclerotica cardiovascular (CV) o en riesgo de tenerla. Fueron distribuidos al azar para recibir 10 mg de lorcaserin dos veces al dia o placebo, y el seguimiento tuvo una duracion mediana de 3,3 años. Además, todos los pacientes tuvieron acceso a un programa normalizado de tratamiento del peso basado en la modificacion del estilo de vida. La variable principal de resultados de eficacia era la diabetes incidente en los pacientes con prediabetes al inicio, y las variables secundarias la diabetes incidente en todos los pacientes sin diabetes, la consecucion de la normoglicemia en los pacientes con prediabetes, y el cambio de hemoglobina glicosilada (HbA 1c) en los pacientes con diabetes. Por su parte, la hipoglucemia fue un resultado de seguridad del medicamento.

Al inicio, 6.816 pacientes (56,8 %) tenían diabetes, 3.991 (33,3 %) prediabetes, y 1.193 (9,9 %) normoglicemia. Al de un año, los pacientes tratados con lorcaserin tuvieron una perdida de peso superior al placebo de 2,6 Kg en aquellos con diabetes, de 2,8 Kg en aquellos con prediabetes, y de 3,3 Kg en aquellos con normoglicemia. El medicamento redujo el riesgo de diabetes incidente en un 19 % en los pacientes con prediabetes (8,5 % y 10,3 %, respectivamente, indice de riesgo de 0,81), y en un 23 % en los pacientes sin diabetes (6,7 % y 8,4 %, indice de riesgo de 0,77).

Lorcaserin produjo un aumento no significativo del indice de consecucion de normoglicemia en pacientes con prediabetes (9,2 % y 7,6 %, respectivamente). En los pacientes con diabetes, produjo una reduccion de 0,33 % del HbA 1c comparado con el placebo. Finamente, en los pacientes con diabetes al inicio la hipoglicemia severa fue rara, pero más habitual con lorcaserin (0,4 % y 0,1 %, respectivamente).

 

2. Bohula EA et al     The Lancet  2018; 392: 2269-79